Una máquina para hacer arroz, creada el 10 de octubre de 1930, fue la primera empresa del grupo Algar cuyo nombre es el resultado de las iniciales de su fundador, Alexandrino García: un hombre visionario, adelantado a su tiempo, con una capacidad extraordinaria para superar desafíos y un compromiso genuino de trabajar para servir a las personas.

En las siguientes décadas, Alexandrino García emprendió en varios otros negocios como, por ejemplo, gasolineras, concesionarios de automóviles y camiones. Y no se detuvo allí.

En la década de los cincuenta, Alexandrino García ya era un exitoso hombre de negocios y presidía la Asociación Comercial e Industrial (ACIUB) de Uberlândia. Sin embargo, decidió emprender en el negocio de telecomunicaciones para mejorar y modernizar el servicio telefónico que, en aquella época, demoraba hasta siete días en completar una conexión simple entre Uberlândia y São Paulo. Junto con otros miembros de la Asociación, lideró la formación de la Empresa de Teléfonos de Brasil Central, hoy Algar Telecom, y luego adquirió Telefônica Teixeirinha, una empresa que controlaba los servicios telefónicos en Uberlândia y otras ciudades de la región.

Alexandrino García creía que era posible llevar el “País a la cima del universo”.  Así que se movilizó y llevó a mucha gente para hacer que el interior de Minas se comunicara. Y no media esfuerzos para expandir la red del operador. Incansable y obstinado, era el primero en bajar de un camión y clavar postes en las calles.

Los años pasaron y el grupo Algar creció, conquistó todo el territorio brasileño y se internacionalizó teniendo como base el legado de su Fundador que ha sido practicado por sus asociados – como son llamados sus empleados – y, sobre todo, por el liderazgo inspirador de sus sucesores, Luiz Alberto García y Luiz Alexandre García, respectivamente, hijo y nieto de Alexandrino García.

A pesar de ser una organización familiar, el grupo Algar es reconocido por su Gestión Profesional y Gobierno Corporativo, madura y estructurada, así como por su Cultura y Propósito de Servir.

Linea del Tiempo